Policía judicial

La policía judicial es una unidad especializada dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dirigida a la lucha contra la delincuencia y al servicio de los órganos que se encargan de liderar esa lucha, los tribunales penales y el Ministerio Fiscal. Son profesionales expertos en desentramar situaciones delictivas y capaces de diseñar y proponer soluciones efectivas.

Como se desprende de la propia Constitución de 1978 y en la normativa que desarrolla la composición y función de esta unidad especializada, la policía judicial tiene como misión perseguir determinados delitos, descubrir y asegurar a los delincuentes, así como auxiliar a la administración de Justicia en los actos que se le encomienden. Así, los agentes de la policía judicial dependen de los jueces, tribunales y del Ministerio Fiscal en el desempeño de sus funciones.